DIAGNÓSTICOS A TRAVÉS DE LAS PUPILAS.


El tamaño de la pupila varía en una persona sana con la exposición a la luz. Al observar la pupila debe fijarse en si está centrada en el iris, su color y textura, tamaño, descentramiento y deformaciones. En general, la pupila es menor en la vejez y con la hipermetropía, y más grande en la juventud y con la falta de visión.

Descentramiento pupilar genético
Lo ideal sería que las pupilas tuvieran el mismo tamaño y fueran perfectamente redondas. Las pupilas deben ser revisadas con una linterna y observando su reacción a la luz y al apagado de la linterna. Las pupilas sanas deben reaccionar a la luz de la misma manera que cuando una luz se dirige a un solo ojo.
Miosis
Pupilas pequeñas
Si la pupila se contrae excesivamente a la luz normal, esto se llama miosis, y está relacionado con lo siguiente:
  • Tensión nerviosa generalizada en el cuerpo
  • Gran actividad de las glándulas suprarrenales o hiper-adrenalismo
  • Sobredosis de drogas en particular opio y morfina
  • Trastornos nerviosos, o enfermedades de la médula espinal
Mydriosis
Pupilas grandes
Si un pupila está extremadamente dilatada a la luz normal se llama Mydriosis, y está relacionado con lo siguiente:
  • Pobre tono muscular
  • Fatiga extrema
  • Anemia severa
  • Falta de vitaminas del grupo B y fósforo
  • Sobredosis de alcohol
  • Agotamiento de la glándula suprarrenal o hipo-adrenalismo
  • Irritación severa del sistema nervioso por ejemplo, epilepsia
  • Ciertas psicosis o manías
Anisocoria
Una pupila pequeña y otra grande
Esta disfunción se relaciona con lo siguiente:
  • Posible golpe en la cabeza
  • Meningitis
  • Obstrucción importante de la circulación
  • Enfermedad en un lado del cuerpo.
En estos casos se precisa realizar un examen neurológico.
Hippus
Las pupilas cambian entre grandes y pequeñas
Si las pupilas se contraen y dilatan violentamente bajo una luz constante esto indica lo siguiente:
  • Congestión cerebral
  • Degeneración nerviosa debido a un trauma físico o psicológico
  • Debilitamiento de las glándulas suprarrenales
  • Posibilidad de gusanos intestinales (helmintiasis)
  • Estados de ánimo cambiantes, fluctúan los niveles de energía, sensación de desequilibrio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario